EsquiLand.com
Página de inicio |||
Informaciones & Consejos
|||||
Suscríbase al newsletter "Última Hora" Suscríbase al newsletter de información
Guía de las estaciones
Top 10 Estaciones Esquí
Sierra Nevada

Baqueira-Beret

Formigal

Pas de la Casa

La Molina

Masella

Navacerrada

Astún

Piau Engaly

Font Romeu

Alojamiento esquí
Búsqueda rápida
Destino   Región, Estación...

Sugerencia: puede escribir sólo una parte del nombre si lo desea.
Fecha del (dd/mm/aaaa)
al (dd/mm/aaaa)
Tipo
Nº de personas
A pie de pistas de esquí
Chimenea de leña
Jacuzzi
Búsqueda avanzada

Promociones alojamientos esquí

Todos los alojamientos turísticos


Su alojamiento más barato directamente a particulares
Test de esquís
El Test de esquí de ProSkiLab™ 2017

Todos los esquís hombre

Slalom

Pista rendimiento

Pista gama alta hombre

Pista accesible hombre

Gigante

All Mountain 70/30

All Mountain 50/50

All Mountain 30/70

Todos los esquís mujer

Pista gama alta mujer

Pista accesible mujer

Los esquís por marca

Fischer

Dynastar

Rossignol

Völk

Elan

Stöckli

Blizzard

Head

Nordica

Scott

Zag

Black Crows

Todos los tests de esquís

Material
Consejos material
Consejos ropa
Reportajes
Todos los reportajes
Estaciones termales
Courmayeur
La Clusaz
Les 3 Vallées
Madonna di Campiglio
Tendencias Ropa Esquí 2012/13
Novedades material 2012-2013
Cortina d'Ampezzo
Courchevel
Tendencias Ropa Esquí 2011
Freestyle
Fabricación de un esquí
Gavarnie
Cauterets
Luz Ardiden
Grand Tourmalet
Andorra
Baqueira Beret
Montgenèvre
Pistas míticas francesas
Esquí de travesía
Nuevas tendencias
Esquí cross
La gestión de la nieve
La trastienda de una estación
Primeros pasos
El Alpe d'Huez
Esquiar en La Grave-La Meije
Verbier
El Cáucaso
Les Arcs 2000
Chamonix
Les Contamines Montjoie
Esquí de verano. Glaciares
Ischgl en Austria
Heliesquí en Turquía
Lake Louise
La mochila ABS
La Vallée Blanche
Val d'Isère
Cursos de esquí
Todos los cursos
Atravesar la pendiente
Las bases
La conversión
La cuña
El derrapaje
Esquiar en baches
Esquiar sobre hielo
Esquiar nieve polvo
Encadenamiento virajes cortos
La posición de base
Los remontes mecánicos
El stem
Los virajes conducidos
Los virajes cortos
Esquí paralelo
Consejos
Esquí freeride/Avalanchas
Seguridad
Esquí Aventura
Esquí en el mundo
Heliesquí
Foros
Directorios
Todas las páginas web del directorio
Alquiler y venta de material
Club de esquí
Deporte de invierno
Escuela de esquí
Estación de esquí
Fauna y Flora de montaña
Fotos de montaña
Guías de montaña
Heli-esquí
Monitor de esquí
Vía ferrata

Una nueva piel para el esquí de travesía

El esquí de travesía, nuevos aires...

El esquí de travesía fue durante mucho tiempo el preferido de los «montañeros» pero no de los «esquiadores» que ponían mala cara ante un material pesado, voluminoso y poco adaptado al esquí. El esquí de travesía ha sufrido un cambio de imagen, se ha aligerado, mejorado y vuelve hoy a escena ganándose el corazón de los rides más exigentes.
Un poco de aire fresco
Tras años de inmovilismo, durante los cuales los fabricantes, desmoralizados ya no innovaban, ya era hora de constatar que el esquí de travesía se había reinventado.
Los practicantes rejuvenecen, ganan confianza y se convierten en competidores. En lo que respecta al material, no tiene nada que envidiar a los esquís de pista, incluso a veces se lleva la palma de excelencia en términos de ligereza, facilidad, estabilidad y polivalencia. Las fijaciones rivalizan en ingenio y las botas, peso pluma, ya no son como antes, chamallows inesquiables e incómodos.
La travesía se convierte en la alternativa preferida al esquí de pista. ¿Pasado de moda el esquí de travesía? No esté tan seguro, ¡incluso está de nuevo en boga! Además, mientras que el esquí en la estación no dura más de 5 meses, el esquí de travesía se prolonga en el tiempo, arañando algunas semanas a la primavera y al otoño, pudiendo ser practicado, según los años, ¡dos meses más que el esquí de pista!
Material innovador y agradable
Los tiempos del esquí de travesía con una fijación complicada y poco tranquilizadora pertenecen al pasado. Dynafit con su Low Tech había encontrado una fijación revolucionaria que no ha encontrado aún rival que lo supere. Utrasólido y ultraligero, pasa al dominio público en 2008. Aparece entonces la competencia de Dynafit que debe a partir de ese momento afrontar otras marcas que desarrollan sus propias fijaciones.
Dotada de nuevas alas y en un mercado competitivo, la travesía tiene por delante un avenir prometedor. Los esquís no sólo son ligeros sino también fáciles, agradables y con buen agarre. ¡Palabra de esquiador, prometido! Nunca las marcas habían mimado tanto a los practicantes de una disciplina. El marketing ha aprovechado esta nueva preferencia que hemos tomado a los grandes espacios vírgenes, conquistados a golpes de esfuerzo muscular,...
La gama de accesorios ha aumentado: sacos ultraligeros, pantalones de travesía de telas mágicas, detectores de víctimas de avalanchas muy fáciles de utilizar... Para lanzarse a esta aventura, ahora basta con tener un nivel correcto de esquí porque usted reencontrará las sensaciones del esquí alpino en esquís en general muy accesibles. En lo que se refiere a los pies, la bota de travesía, era... el purgatorio del esquiador. Ligeras, ciertamente, pero había que olvidarse de las curvas suntuosas y adoptar un estilo más bien de «subsistencia» ya que no estaban hechas para el descenso: las botas apenas sobrepasaban los tobillos, el botín tenía una forma más bien grosera y el cierre de la bota era simbólico. ¡El conjunto se parecía más a una gran bota de montaña que a una bota de esquí!
Hoy en día, la mayoría de las botas tienen un comportamiento próximo al de una bota de esquí alpino de gama media. Incluso han aumentado en confort, transpiración y comportamiento en frío, a tal punto que numerosos trabajadores de pista y guías las utilizan durante toda la temporada. Por supuesto, esta maravilla tienen un coste: cuente unos 300 € por unas botas de nueva temporada y 1000 € por los modelos exclusivos en carbono hechos a medida. Para ofrecerse el conjunto de esquís y fijaciones, tendrá que gastar entre 650 y 1000 €. Añada unos cien euros por un buen par de pieles para sus esquís. Los bastones telescópicos serán los bienvenidos (unos 80 euros) así como un set de seguridad: una pala, un arva, una sonda por unos 300 €. Añada a todo esto un botiquín y una manta de supervivencia.
La paradoja del esquí de travesía
Esta actividad de grandes espacios y en plena naturaleza coincide paradójicamente con la crisis generalizada de los deportes de invierno y del esquí alpino «de masas». La montaña se ha convertido en un espacio privilegiado, un espacio que se opone a una naturaleza mercantil, explotada. El público huye quizás de las estaciones pero se refugia en la montaña y se la apropia de otra forma. «El esquí de travesía, actividad a buen precio, si la comparamos con el esquí de pista, es -explica un redactor jefe de una revista de esquí- un modelo opuesto al desarrollo, basado en la valorización del patrimonio natural y cultural, y muy a menudo representado por neomontañeros en ruptura con la ciudad.»
Este furor coincide además, lógicamente, con la travesía de raquetas de nieve que conoce un crecimiento importante. Menos costosa, menos técnica, y por tanto más abordable para las personas que no esquían.
El deseo de huir de las masas, de resistir a los grandes éxodos invernales, de dedicarse a una actividad ecorespondable, más allá de los aspectos económicos, explica en parte este furor inédito por el esquí de travesía. Pero esta necesidad de soledad, esta desesperada huida hacia los picos solitarios, no son las únicas razones del éxito de la travesía. Por otro lado, el material por fin competitivo, da ganas a los buenos esquiadores y a los rides fuertes de abandonar los caminos batidos, rozar con sus espátulas las pendientes inaccesibles a los remontes mecánicos, aunque sea necesario tomarlos para llegar a lo alto de la montaña. La travesía no se opone al esquí de pista sino que lo completa, dándole de alguna forma alas.
El auge de la competición
Señal de la renovación del esquí de travesía: la competición. Las carreras de lo que llamamos “esquí de alpinismo” se multiplican y gozan de un éxito cada vez mayor. Las carreras se aproximan incluso a las estaciones, tienen a su público y comienzan a interesar a los medios de comunicación. Grandes carreras como la “Pierra menta” o la “Patrouille des glaciers” se desarrollan a puerta cerrada. El esquí alpino fue olímpico hasta los JJOO de St. Moritz en 1948, pero desde entonces el olimpismo le ha dado la espalda. Una reintegración podría prolongar este estado de gracia y dar un impulso suplementario a este estupendo deporte.
Tres consejos para una travesía tranquila.
1. Verifique las condiciones del manto de nieve y la meteorología. Es la regla básica. Consulte las predicciones meteorológicas de la Agencia Española de Meteorología, los foros de internet de los sitios web especializados, etc...
2. Elija su travesía y establezca un itinerario: un desnivel adaptado, una exposición propicia (temporada, estado de la nieve). Observe in situ el terreno, memorice los pasajes clave, anticipe el descenso, los peligros, el camino más lógico.
3. Equípese en todos los casos con la trilogía: pala, arva, sonda y entrénese a su utilización. Finalmente, ante la duda, contrate un guía o participe en cursos o estancias de iniciación al esquí de travesía. Son de corta duración y una buena base para adquirir su autonomía.
A los temerarios que deseen evadirse del esquí de pista, les aconsejamos leer el reportaje de EsquiLand.com sobre las nuevas tendencias del esquí.
Fotos: N. Cuche, E. Bealet
©2003-2017 AKENA Technologies - Derechos Reservados Datos de la Sociedad | Contacto