EsquiLand.com
Página de inicio |||
Informaciones & Consejos
|||||
Suscríbase al newsletter "Última Hora" Suscríbase al newsletter de información
Guía de las estaciones
Top 10 Estaciones Esquí
Sierra Nevada

Baqueira-Beret

Formigal

Pas de la Casa

La Molina

Masella

Navacerrada

Astún

Piau Engaly

Font Romeu

Alojamiento esquí
Búsqueda rápida
Destino   Región, Estación...

Sugerencia: puede escribir sólo una parte del nombre si lo desea.
Fecha del (dd/mm/aaaa)
al (dd/mm/aaaa)
Tipo
Nº de personas
A pie de pistas de esquí
Chimenea de leña
Jacuzzi
Búsqueda avanzada

Promociones alojamientos esquí

Todos los alojamientos turísticos


Su alojamiento más barato directamente a particulares
Test de esquís
El Test de esquí de ProSkiLab™ 2018

Todos los esquís hombre

Slalom

Pista rendimiento

Pista gama alta hombre

Pista accesible hombre

Gigante

All Mountain 70/30

All Mountain 50/50

Todos los esquís mujer

Pista gama alta mujer

Los esquís por marca

Head

Elan

Rossignol

Dynastar

Nordica

Völk

K2

Stöckli

Zag

Scott

Black Crows

Todos los tests de esquís

Material
Consejos material
Consejos ropa
Reportajes
Todos los reportajes
Estaciones termales
Courmayeur
La Clusaz
Les 3 Vallées
Madonna di Campiglio
Tendencias Ropa Esquí 2012/13
Novedades material 2012-2013
Cortina d'Ampezzo
Courchevel
Tendencias Ropa Esquí 2011
Freestyle
Fabricación de un esquí
Gavarnie
Cauterets
Luz Ardiden
Grand Tourmalet
Andorra
Baqueira Beret
Montgenèvre
Pistas míticas francesas
Esquí de travesía
Nuevas tendencias
Esquí cross
La gestión de la nieve
La trastienda de una estación
Primeros pasos
El Alpe d'Huez
Esquiar en La Grave-La Meije
Verbier
El Cáucaso
Les Arcs 2000
Chamonix
Les Contamines Montjoie
Esquí de verano. Glaciares
Ischgl en Austria
Heliesquí en Turquía
Lake Louise
La mochila ABS
La Vallée Blanche
Val d'Isère
Cursos de esquí
Todos los cursos
Atravesar la pendiente
Las bases
La conversión
La cuña
El derrapaje
Esquiar en baches
Esquiar sobre hielo
Esquiar nieve polvo
Encadenamiento virajes cortos
La posición de base
Los remontes mecánicos
El stem
Los virajes conducidos
Los virajes cortos
Esquí paralelo
Consejos
Esquí freeride/Avalanchas
Seguridad
Esquí Aventura
Esquí en el mundo
Heliesquí
Foros
Directorios
Todas las páginas web del directorio
Alquiler y venta de material
Club de esquí
Deporte de invierno
Escuela de esquí
Estación de esquí
Fauna y Flora de montaña
Fotos de montaña
Guías de montaña
Heli-esquí
Monitor de esquí
Vía ferrata

Gestionar la nieve, un duro trabajo

La gestión de la nieve

¿Nevará o no nevará? Viejos dichos y creencias populares... Los maestros de la nieve no les dan ninguna validez. Para ellos, ¡nada de supercherías ni de azar! Que el cielo sea tacaño en copos de nieve o desmesuradamente agradecido, una pequeña armada de profesionales estará siempre en pie de guerra para encontrar soluciones.
La nieve, un tema de especialistas
¿Indicios de un clima desajustado, azar, fatalidad? Los inviernos catastróficos de los años 80 llevaron la inquietud a numerosas estaciones, augurandoles un futuro incierto. Además, la extensión de los dominios esquiables ha exigido una organizacón cada vez más sólida y una gestión estratégica de la nieve. Flaine, al inaugurar la primera fábrica de nieve en 1986, abría la camino y marcaba un hito decisivo en la forma de gestionar la nieve. A los profesionales de la nieve ya no les queda elección y en adelante deben responder a la falta del oro blanco: un saber hacer indispensable para la vitalidad de una estación y para el equilibrio económico de la región.
Preparadores de terreno, trabajadores de pista, allanadores, cultivadores de nieve todos estos hombres tienen la misma misión: gestionar la nieve, cada uno a su nivel de competencia, ya que se trata de un bien, más bien excaso, frágil e inestable. El objetivo consiste en elaborar una estrategia inteligente y coherente para evitar la degradación de la nieve, producir nieve si fuera necesario, prever reservas para poder reacondicionar las zonas más frecuentadas y sometidas a un alto coeficiente de desgaste (por el paso de esquiadores), pevenir el riesgo de avalanchas, observar el estado del manto de nieve para actuar en consecuencia. ¡Un vasto programa!
¡Preparar el terreno de base!
Todo el mundo sabe que es más cómodo pintar un muro que ha sido acondicionado, lo mismo sucede con la nieve. ¡Una pista bien preparada será cubierta de nieve más rápidamente! El trabajo se realiza, por tanto, con anticipación: en verano. Cuando usted ni piensa siquiera en esquiar, las máquinas trabajan en las pistas, quitan las piedras que molestan, aplanan las zonas caóticas, cavan canalizaciones para poder desarrollar la red de nieve artificial disponible. En la tierra fragilizada, se planta césped para estabilizarla y permitir a la nieve fijarse al terreno más rápido y sobre todo de forma durable. Este suelo ya bien preparado hará más eficaz el paso de las apisonadoras y permetirá retrasar el cierre de las pistas, ya que en una pista con césped, sólo se necesitan algunos centímetros de nieve para mantener la pista abierta. Este no será el caso de un terreno salvaje que puede ¡desgarrar tres centímetros del canto de sus esquís en cada viraje!
El apisonado: la piedra angular del edificio.
En los años 70, los trabajores de pista allanaban todavía a golpe de esquí o con un rodillo, rompían los baches con picos y recubrían la nieve con placas de hielo, una tarea extenuante. La aparición de potentes apisonadoras con fresas hidraúlicas permitió comprimir el manto de nieve y aumentar considerablemente su esperanza de vida. El sol y el viento son los peores enemigos de la nieve. Tras una nevada, la nieve expuesta al aire, al viento, al paso de los esquiadores es menos inmaculada. Su albedo (poder de refracción) disminuye: absorbe la energía solar en lugar de reflejarla. Consecuencia, ¡se derrite a gran velocidad! Sólo el allanado y el fresado pueden hacer desaparecer este funesto fenómeno y volver a dar un poco de brillo al viejo manto de nieve. Un trabajo poco conocido, difícil y que exige un execelente conocimiento de la nieve y de sus transformaciones, además de una gran precisión en la conducción. El grano fino de invierno, por ejemplo, no se trabaja como el grano redondo, típico de la primavera.
Fabricar nieve
Es muy difícil, hoy en día, para una estación el prescindir de la nieve artificial; fuertes inversiones pero necesarias para la subsistencia de las estaciones. Esto afecta incluso a estaciones situadas a grandes altitudes. No se trata de cubrir todas las pistas con nieve artificial, eso sería un sin sentido, únicamente se trata de producir la nieve suficiente en las zonas más importantes y posibilitar, así, la práctica del esquí desde las Navidades. La producción de nieve se hace en las zonas estratégicas sometidas a una fuerte frecuentación. Gestionar la nieve, consiste por tanto en gestionar también los recursos de agua disponibles, creando reservas en las próximidades de las pistas.
Gestionar la nieve consiste también en gestionar el riesgo
Los macizos alpinos están sometidos a un alto riesgo de avalanchas. Tras consultar el PIDA («plan de intervención de avalanchas») depositado en la delegación del gobierno, los artificieros de las estaciones, se dirigen a las zonas de máximo riesgo y provocan, con la ayuda de explosivos, avalanchas, utilizando esos tubos de acero grises que están en lo alto de las pistas. Son los GAZEX, dispositivos capaces de producir exposiones a distancia, para mayor seguridad y eficacia. Además, diferentes equipos sondean regularmente el manto de nieve a fin de observar su evolución y evaluar su vulnerabilidad. Esta técnica de «sondeo de batida» se practica una vez por semana en diversos puntos del macizo que tienen reputación de ser peligrosos. No hay lugar para la providencia: anticipación, dedicación, mantenimiento, son las claves para gestionar la nieve y garantizar un esquí de calidad a miles de esquiadores.
Los cultivadores de nieve (productores de nieve): los Mac Gyver de la nieve. Los maestros de la nieve tienen la apariencia de Mac Gyver: fontanero, informático, obrero, meteorólogo, especialista de la nieve, ¡deben saber hacer de todo! Hoy en día, se forman en el instituto de St Michel de Maurienne. ¿Su misión? Gestionar la red de nieve de cultivo, el buen funcionamiento de la instalación las 24 horas del día... sin esta vigilancia, se encontrarían con inmensas placas de hielo a los pies de los cañones de nieve. Son por tanto, los responsables de la calidad de la nieve. Y de satisfacer a los esquiadores, ¡tarea nada fácil! ¿Cuánto cuesta? El precio del m3 de nieve de cultivo se encuentra entre 1 y 2 euros con todo incluido, apisonadora, combustible, inversiones, electricidad, etc... es decir un total de unos 600 000 euros por temporada, para una estación del tamaño del Alpe d'Huez. Los cañones de nieve son las máquinas que fabrican la nieve. Estas especies de mangueras de incendios pulverizan gotitas de agua en el aire con una presión de 20 a 80 bares. La potencia de estos pulverizadores es tal que el agua no se congela instantáneamente. La pequeña cantidad de agua inyectada se va atomiza formando pequeñas partículas. En contacto con el aire frío, estas partículas van a solidificarse y formar copos de nieve. El término « cañón » muy agresivo y «nieve artificial» inadecuado, ya que se trata de verdadera nieve, ya no son utilizados por los profesionales de la nieve.
EsquiLand.com le permite conocer el estado de la nieve de las diferentes estaciones de esquí francesas, así como el conocer riesgo de avalanchas en su estación, haciendo clic en el siguiente enlace: http://www.sports-hiver.com/FR/Meteo/enneigement.php (Página web en francés)
©2003-2017 AKENA Technologies - Derechos Reservados Datos de la Sociedad | Contacto